Volver a noticias

Venture Capital: ¿Por qué considerarlo a la hora de hacer crecer tu negocio?

Publicado el 16 de noviembre de 2021

El Venture Capital es una estructura de financiamiento orientada a proyectos de alto riesgo y alto retorno. Generalmente se utiliza en compañías tecnológicas, ya que es clave en su modelo que los negocios sean escalables. 

Hoy el capital de riesgo se ha convertido en una herramienta estratégica y clave para habilitar el escalamiento de aquellas empresas que tienen potencial de crecimiento y quieren expandirse a otros mercados. Solo en Estados unidos la industria ha invertido más de US$238 mil millones en lo que va de 2021 (Venture Monitor Q3 PitchBook). En Latinoamérica, en el primer semestre del año la cifra asciende a US$6.200 millones (LAVCA), y en Chile se estima que el 2020 se cerró con una cifra cercana a los US$150 millones (PitchBook-LAVCA). Pero ¿qué es el venture capital? ¿cómo funciona? ¿En qué beneficia a las startups? Todas estas y otras preguntas las responde Andrés Mitnik, Director de Corporate Venturing de ChileGlobal Ventures. 

¿Qué es el Venture Capital? 

El Venture Capital es una estructura de financiamiento orientada a proyectos de alto riesgo y retorno. Estas son inversiones en compañías a cambio de patrimonio. Sin embargo, a diferencia de otros instrumentos financieros, el venture capital no busca controlar las compañías sino ayudarlas a crecer. Generalmente se utiliza en compañías tecnológicas, ya que es clave en su modelo que los negocios sean escalables. Esto quiere decir que la tecnología permita que sus ingresos crezcan de forma mucho mayor a sus costos.  

¿Cómo funciona? 

El venture capital invierte en portafolios de proyectos. Esto lo hace en las etapas tempranas de desarrollo de las empresas donde aún existe un alto riesgo de falla. Esto hace que de cada 10 proyectos en los que invierte un fondo, siete u ocho fracasen. Sin embargo, el éxito de los dos restantes es de tal magnitud que pagan con creces las pérdidas de las que fracasaron.  

En el caso de los fondos, estos tienen en su mayoría un horizonte de 10 años. Esto quiere decir que el día uno se está recibiendo recursos de los inversionistas y el año diez los deben devolver con todas sus ganancias. Es por esto que para ser elegible para un venture capital, un proyecto tiene que ser capaz de estar listo para ser vendido en no más de ocho o nueve años.  

La forma en la que operan los fondos es que en sus primeros tres años invierten todos sus recursos y crean sus portafolios. Los siguientes cuatro se preocupan de que sus empresas crezcan y los último tres buscan compradores para monetizar sus inversiones. 

Dado que lo más importante es la capacidad de ejecución de los proyectos, un aspecto central para la decisión de inversión es la calidad del equipo de los fundadores, así como también su experiencia y conocimientos de su área de negocios. 

¿Por qué las startups deberían tener en consideración esta herramienta de financiamiento? 

El venture capital es capaz de financiar proyectos que de otra forma no se financiarían. Un banco nunca te va a facilitar recursos para crecer si no tienes con que garantizar el pago. Por otro lado, una startup con un modelo de negocios escalable solo le sacará el máximo de partido si es capaz de crecer rápido. Finalmente, hay múltiples mercados donde ser el primero tiene una gran ventaja, por lo que, si tu competencia está creciendo fuertemente financiada por un venture capital y tu no porque no quieres tomar el riesgo, lo más probable es que pierdas esa carrera y quedes fuera de mercado. 

¿Qué rol juega un venture capital en una startup? 

El venture capital es clave para acelerar el crecimiento de una startup. La mayoría de las veces, el financiamiento está orientado a lograr una gran captura de mercado de forma muy rápida y a una velocidad muy superior de la que podría implementar la compañía si hiciera esto con sus propios recursos o a través de préstamos. 

¿Qué tipo de inversionistas existen? 

Hay tres grandes tipos de inversionistas: los ángeles, los fondos de venture capital y los venture capital corporativos.  

Los ángeles son personas naturales que invierten en etapas muy tempranas. Generalmente tienen un conocimiento acabado de ciertas industrias y buscan apoyar a las startups a crecer sus inversiones. La inversión ronda los USD$10 mil a USD$ 300 mil. 

Los fondos de venture capital invierten una vez que hay una validación de mercado y se busca crecer lo más rápidamente posible. Lo que buscan es maximizar su inversión en un plazo menor a 10 años. No les interesan los dividendos, solo la captura de mercado. Sus inversiones o tickets van desde los U$350 mil a varias decenas de millones de dólares. 

Los venture capital corporativos buscan tomar riesgo en empresas que son estratégicas para su negocio. Esto puede ser una tecnología que les da una ventaja estratégica frente a la competencia, la posibilidad de abrir nuevos mercados o los prepare para los cambios que hoy sufren todas las industrias. Estos fondos pueden invertir en etapas tempranas y usualmente no tienen un horizonte de inversión tan claro como los venture capital tradicionales. 

¿Qué tipo de rondas existen? 

Las rondas en venture capital se definen de la siguiente manera: 

Pre-semilla (U$50k – U$1M): Startups que aún están en proceso de desarrollo de su tecnología o propuesta de valor.  

Semilla (U$300k a U$5M): Validación de la tecnología o propuesta de valor. 

Serie A (U$1M a U$30M): Ya existe una validación de mercado y se financia el escalamiento. 

Serie B (>U$5M hasta U$100M): la  startup tiene una posición dominante en uno o más mercados y busca consolidar su internacionalización.